Seleccionar página
ALIMENTOS DE OTOÑO

ALIMENTOS DE OTOÑO

El verano toca a su fin y debemos preparar nuestro cuerpo para los cambios que se avecinan. Pasamos de una temporada en la que el calor es el factor que nos condiciona tanto en los hábitos y costumbres en nuestra forma de comportarnos, como también, lógicamente en la de alimentarnos.

Toda época del año tiene su encanto y el otoño tiene varios atractivos que hacen de él, un periodo muy agradable y también, porque no, muy aprovechable.

En cuanto al clima se refiere, disfrutaremos de unas temperaturas más suaves que permitirán que podamos conciliar mejor el sueño por las noches, después de una temporada de calores extremos, con lo cual conseguiremos descansar mejor y aprovechar al máximo las horas de sueño.

En relación a los alimentos, es obvio que los de temporada son siempre los mejores que podemos consumir ya que son los más sabrosos e incluso, los más saludables y en otoño encontraremos una variada gama de ellos, que permitirán que nuestros platos sean variados y muy apetecibles. Aquí encontraras aquellos que, además, te ayudarán a adelgazar y a llevar una dieta equilibrada y saludable.

Algunos de los productos “estrella” del otoño son la calabaza, las castañas o los cítricos, pero evidentemente, no son los únicos.

Indudablemente es una buena idea ir incorporándolos a tu dieta ya que existen infinidad de maneras de prepararlos, o de comerlos como guarnición de otros platos. El otoño es una de las estaciones más dulces e invita a cocinar y experimentar con todos los frutos que nos ofrece.

Mi consejo es comprar dichos productos en los mercados tradicionales de toda la vida, ya que encontraremos todos esos productos de temporada, con la garantía de que serán frescos y como consecuencia de ello, más sabrosos y saludables.

¿Que alimentos nos ofrece el otoño?

VERDURAS

Durante los meses de este periodo, podremos disfrutar de la col, el brócoli y las coles de Bruselas, que son ricos en vitamina C y K (que es la vitamina que favorece la coagulación), betacarotenos, minerales, fibra y folatos, que son un grupo de vitaminas que pertenecen al complejo B.

Además de estos completísimos alimentos, también es época de comer calabacín (rico en antioxidante), espinacas que además de tener un bajísimo aporte calórico, tiene un elevado poder saciante, la calabaza fuente de vitamina B y ácido fólico, acelgas, que tienen un alto contenido de vitaminas B, C, E y K y minerales diversos como pueden ser el calcio, el sodio o el potasio.

Otro de esos alimentos que nos ofrece el otoño, es el boniato, fuente de vitamina C y que, además, si lo cocinamos y dejamos que enfríe, forma un almidón que es un excelente prebiótico.

Uno de los alimentos más diuréticos que encontraremos y que se encuentra dentro de la dieta mediterránea, son los espárragos trigueros, que también nos ofrece el otoño, y que son recomendables, además, para los problemas derivados de la retención de líquidos o enfermedades propias del riñón.

En cuanto a las ensaladas que siempre apetecen, independientemente de la época del año en la que nos encontremos, en otoño podemos degustar las endivias, las escarolas y las lechugas, enormes aliados en la lucha contra la pérdida de peso ya que apenas tienen calorías

FRUTAS:

En el otoño podremos saborear las manzanas, que son una de las frutas más completas y sanas que tenemos a nuestro alcance, es por ello que son de las más recomendadas para incluir en las dietas.

Es un magnifico tentempié, para cuando tenemos la sensación de tener el estómago vacío, porque aporta muy pocas calorías (aprox. 50/100 g) y no acudir a la tentación de otros alimentos mucho más calóricos y bastante menos saludables.

Entre otras propiedades contiene un alto porcentaje de fibra y un gran efecto prebiótico, que es beneficioso para nuestro organismo.

También encontraremos un grupo de frutas que nos ayudarán a fortalecer nuestro sistema inmunológico preparando a nuestro organismo para poder combatir con mayor eficacia a los temidos refriados y gripes, característicos de esta época del año. Son, como no, la naranja, la mandarina y la granada, ricas todas ellas en vitamina C.

A diferencia de lo que mucha gente piensa, estas frutas es mejor comerlas enteras que en zumo, pero en caso de hacerlo del último modo, evidentemente la mejor opción es que sea casero y natural.

Estas frutas son también, como las anteriormente citadas, un factor de protección contra el sobrepeso, por lo que gran cantidad de nutricionistas las utilizan en sus dietas de adelgazamiento.

Las pasas y los dátiles, son también ideales para depurar nuestro organismo y gracias a su gran cantidad de antioxidantes que favorecen a nuestra piel y cabello.

PESCADOS:

En ésta época del año, los productos estrella son los mariscos y de todos ellos cabe destacar las gambas rojas o rosadas, sin embargo, nos centraremos en los pescados de esta temporada, donde podemos elaborar una variada lista y entre ellos, los siguientes:

El bacalao, es un pescado con muy poca grasa y que nos aporta omega 3 para combatir los niveles de colesterol, no aporta casi calorías y es una gran fuente de proteínas.

La palometa, por el contrario, si es un pescado graso, pero nos aporta muchas proteínas y yodo, que transforma lo que comemos en energía y es vital, sobre todo para los niños en edad de crecimiento.

El salmonete, habitual en nuestro mar Mediterráneo, es rico en proteínas, selenio y fósforo.

La dorada se encuadra en la familia de los pescados blancos, es muy ligera, con un sabor muy suave, baja en grasa y aporta pocas calorías. Rica en omegas 3 y 6.

La lubina, es otro pescado blanco que aporta muy pocas calorías y es rica en vitaminas del grupo B

FRUTOS SECOS:

 

¿Quién no ha ido paseando por la calle en otoño y se ha encontrado un puesto de castañas asadas?

Es una estampa típica del otoño que lo hacen entrañable, pero, además, según expertos nutricionistas, las castañas, contienen grasas (de esas buenas) como la mayoría de frutos secos y además de ser antioxidantes tienen también propiedades antiinflamatorias.

Debido a esa aportación de grasas saludables y de fibra, tendremos un alto efecto saciante, que nos hará controlar y equilibrar nuestro apetito.

En definitiva, además de las castañas, podemos encontrar también la mayoría de frutos secos conocidos y, a pesar de lo que la muchos piensan, los frutos secos, no engordan, así pues, es recomendable comer unos 30 gr. diarios (eso sí, en crudo).

CARNES:

En el otoño se levanta la veda de caza y ofrece especies como la codorniz, el faisán, la perdiz, el pato, la becada, la liebre, el corzo, el ciervo, jabalí y el cerdo ibérico. Este tipo de carnes son ideales para ser guisadas en salsa y acompañarlas con frutos de temporada y a pesar de lo que pueda parecer son bajas en grasa, y su sabor es intenso, aportando gran cantidad de proteínas.

Además, gracias a nuestra ganadería, podemos consumir cualquier tipo de carne prácticamente, todo el año y entre todos ellas, la que gana mayor protagonismo es la carne de ternera, que además en ésta época del año se puede considerar producto de temporada y que nos permite elaborar innumerables platos tradicionales, guisos y más elaborados. Este tipo de carne, contiene mucho hierro, es rica en proteínas y es una importante fuente de ácido linoleico, además de aportarnos gran cantidad de vitamina B6.

Además de todo lo que hemos visto hasta ahora, El otoño es la época del año que nos ofrece uno de esos placeres naturales, que mucha gente espera con impaciencia, como es ir al campo a disfrutar de un paseo y aprovechar para recoger las distintas especies de setas, que tenemos en España.

En este apartado hay que hacer hincapié, en que, si no se conoce la especie a recoger, lo más prudente, es dejarla donde está, ya que hay casi un centenar de ellas que son altamente tóxicas e incluso algunas pueden provocar la muerte.